enc_trujillo

Trujillo significó mucho para Castilla y para Isabel en el siglo XV. A través de personajes como Juan Pacheco, marqués de Villena y señor de la villa, Trujillo y su concejo tuvieron siempre una importancia estratégica para la corona. Desde que Enrique IV le concedió a Isabel un juro o renta en Trujillo a cambio de un préstamo de capital de más de 39.000 maravedíes, ésta inicia una relación especial con Trujillo y con Luis de Chaves, que fue aliado fiel de la corona y particularmente de Isabel durante toda su vida. Pero si hay un momento y un lugar para Isabel en el que se jugara su futuro papel de Reina puede decirse que es Trujillo y la Guerra de Sucesión por el trono contra la Beltraneja.

Isabel es la monarca que más tiempo ha pasado en la ciudad de Trujillo y de ello dan cuenta las crónicas, los nobles y el patrimonio de la villa. Durante la guerra (1476-1479), Trujillo vivía en sus calles la dualidad de la contienda con el Marqués de Villena en un bando a favor de la Beltraneja, y Luis de Chaves y el pueblo en otro a favor de Isabel. Una vez firmada la paz, la protección de los Reyes Católicos permitió que Trujillo viviera una época de esplendor.

El legado de este periodo persiste y hoy día es posible pasear entre palacios y fortalezas pisadas por los pies de Isabel y Fernando. Haciendo un recorrido por sus calles y plazas e incluso su término, podemos destacar los lugares más evocadores que nos hablan de los tiempos gloriosos de la ciudad, coincidiendo con el reinado de los reyes y sus descendientes más inmediatos y, por supuesto, la etapa del descubrimiento de América.

 

separadortruj_cascCasco histórico de Trujillo

El casco histórico de Trujillo fue declarado como bien de Interés en 1962. Tanto el propio espacio amurallado medieval, donde se desarrollaron los episodios fundamentales de la guerra de sucesión; cómo las casas y palacios de los descubridores, de posterior construcción y cuya gesta no hubiera sido posible sin el apoyo de la reina; están llenos de vestigios y huellas que podemos seguir en un paseo lleno de historia.

 

separadortruj_castCastillo o Alcazaba

Aquí el señor de Villena custodió a la princesa Juana apodada “la Beltraneja” y en él se acordó la boda de ésta con su tío el rey de Portugal. Esta fortaleza de base mudéjar perteneciente a los Villena, fue clave en las disputas por la designación de herederos (Juan Pacheco y la Liga Nobiliaria) y la Guerra de Sucesión entre los partidarios de Isabel y Juana, no sólo para la propia ciudad de Trujillo, sino para toda Castilla, siendo sede de los partidarios de “la Beltraneja”.

 

separadortruj_viejoCasa Fuerte de Luis Chaves “El Viejo”

La relación de los Reyes Católicos con Luis de Chaves hace que el primer hito en este paseo sea su casa, en ella residieron largas temporadas y hasta en cinco ocasiones, tal como acredita Vicente Paredes a través del análisis de la documentación conservada en el Archivo General de Simancas y los Archivos Municipales y Provinciales.

La situación de estos reinos en la época y concretamente en Extremadura explica que sea una casa fortaleza. En este caso descansa sobre uno de los lienzos de la muralla cerca de la llamada Puerta de Santiago, cuya entrada debía proteger.

En esta casa pasaba Isabel sus estancias en Trujillo y podemos imaginar las reuniones en sus salones o sus oraciones en las capillas e iglesias cercanas. Aunque sus torres están desmochadas, la altura no fue reducida como premio a la fidelidad de Chaves a la reina durante la contienda.

 

separadortruj_alfTorre del Alfiler y Palacio Chaves-Cárdenas

Es un elemento singular en el horizonte de la ciudad medieval de Trujillo, esta torre fue desmochada por orden de la Reina Isabel y convertida en torre del homenaje del Palacio-fortaleza de los Chaves-Cárdenas. Hoy en día es el Mesón de la Cadena y conserva símbolos que recuerdan los privilegios otorgados por Felipe II (Derecho de Asilo entre otros).

 

separador
tru_santamariaIglesia de Santa María la Mayor

Esta iglesia de origen románico (1270 aprox.), que conserva una de las torres de dicho estilo, ha sido a lo largo de sus más de setecientos años de historia el edificio religioso más importante de las Tierras de Trujillo. También podría considerarse el segundo en importancia de toda la Diócesis de Plasencia, tras la de la Santa Iglesia Catedral, a cuya imagen y semejanza se edificó aquél.

En esta iglesia celebraron los Reyes Católicos los sepelios por la muerte del rey de Aragón.