enc_plasencia

En Extremadura la resistencia a la corona de Isabel tiene un lugar específico, Plasencia. Sus nobles y habitantes tuvieron un papel protagonista en los primeros años del reinado de Isabel. Los Zúñiga o Estúñiga, señores de la ciudad desde 1442, se pusieron claramente a favor de Juana la Beltraneja, hasta el punto de que en 1475 Juana decidió asentar la corte en el Palacio de las Argollas donde recibió al rey de Portugal.

Fue en esta ciudad dónde se celebró la boda de Juana la “Beltraneja “con su tío Alfonso V de Portugal, para algunos en persona y para los más entendidos cronistas por poderes. En cualquier caso se puede imaginar a Juana entre estos muros y por las calles de Plasencia inmersa en sus meditaciones y preocupaciones ante este casamiento. Se coronaron como reyes en esta ciudad poco después de la boda y desde la misma reclamaron el trono a través de un manifiesto que enviaron a todas las villas y ciudades del reino. Pero este casamiento que inicia un conflicto internacional no fue finalmente reconocido por el Papa.

Álvaro de Zúñiga cambia de bando y, en recompensa, Isabel en 1476 lo premia con el título de Duque de Plasencia. Con el tiempo se convertiría en uno de los grandes del reino, pero su muerte bastó para que los nobles se rebelaran en su contra y con la ayuda de la Reyes Católicos los sublevados consiguieron derrocarle y le entregaron la ciudad a Fernando, quién revocó la donación hecha por Juan II. Finalmente, la revuelta triunfó y el estatuto de realengo fue ratificado por Fernando el Católico el 20 de octubre de 1488 en las puertas de la catedral de Plasencia.

 

separador

pla_argCasa de las Argollas

Esta casa, coronada en su fachada por dos leones, sirvió de corte a Juana la “Beltraneja” durante un corto periodo de tiempo. Cuenta en su puerta con unas cadenas que le dan el nombre y que corresponden al derecho de asilo que tenía otorgado por los reyes de Castilla.

 

 

 

separador

 pla_mirabelPalacio del Marqués de Mirabel

Fue construido por los eternos rivales de los Reyes Católicos los Duques de Plasencia, Don Álvaro de Zúñiga y Doña Isabel Pimentel en el s. XV. Es uno de los edificios más representativos del casco histórico. Entre estos muros se gestaron gran parte de las intrigas de las guerras civiles de Castilla.

 

 

 

separador
pla_monroyPalacio de Monroy o Casa de las Dos Torres

Los Monroy construyeron este palacio en el siglo XIV, concretamente Pérez Monroy (Abad de Santander). Esta familia jugó un papel importante en la guerra de sucesión de Enrique IV posicionándose a favor de la “Beltraneja” y el Rey de Portugal.

En la fachada destacan los relieves y los arcos coronados por el escudo familiar, flanqueada por dos torres que fueron desmochadas. En este palacio se hospedó Fernando el Católico.

 

separador

pla_episcopPalacio Episcopal

Este palacio fue la sede del Obispado de Plasencia desde su construcción en torno al año 1400 pero fue el obispo don Gutiérrez de Toledo (de 1498 a 1506) el que acometió la principal reforma y colocó sus emblemas a ambos lados de la portada principal. La reforma comenzada continuó bajo el pontificado de don Gutiérrez de Vargas Carvajal (de 1523 a 1559).

La familia Vargas Carvajal toma partido a favor de la “Beltraneja” apoyando a los Zúñiga y al Marqués de Villena.

Alberga en la actualidad la biblioteca del antiguo colegio Jesuita, el archivo y las oficinas Diocesanas.

 

separador

pla_catLa Catedral Vieja

Centro neurálgico de la ciudad fue el lugar elegido para escenificar la adhesión de la ciudad a la corona y en 1488 Fernando el Católico jura a las puertas de esta catedral defender por siempre la libertad y fueros placentinos.

Es un ejemplo característico de transición del románico al gótico. La portada es del siglo XIII, románica de arco de medio punto con arquivoltas. Sobre ella se apoya una hornacina decorada con esculturas alusivas a la Anunciación de la Virgen. Tiene tres naves con cuatro tramos cada una, cubiertos con bóvedas de crucería. Las columnas y los capiteles son románicos pero los arcos son ya de estilo gótico, al igual que los ventanales.