Encabezado Medellin

Situada en un enclave único en las Vegas Altas del Guadiana, es un lugar donde la historia se ha confabulado en muchos momentos para traer el municipio a primera fila. Fue desde su fundación una de las primeras colonias romanas hispanas y se piensa que a uno de sus cónsules, Quintus Caecilius Metellus, debe su nombre actual de Medellín. Posteriormente, tuvo una continua relevancia en época visigoda. En época musulmana se repara y amplía el castillo del Cerro que caracteriza el horizonte, y, en la Reconquista, el mismo castillo protagonizará batallas, siendo finalmente ocupado por las tropas de Alfonso XI.

Durante la guerra de sucesión de Isabel contra su sobrina Juana la Beltraneja cobrará de nuevo un papel importante, Convirtiéndose Medellín en condado, cuyo primer titular fue Don Rodrigo de Portocarrero, quien a su muerte fue sucedido por su viuda Beatriz de Pacheco, hija de Juan Pacheco y hermana de Diego Pacheco y fiel defensora de la Beltraneja y el Rey de Portugal. La sucesión de Beatriz a su esposo vino acompañada por la oposición de su hijo y primogénito que le reclamó el título y no dudó en ponerse a favor de Isabel para encontrar apoyos. Ante esta actitud Beatriz mantendrá encerrado a su hijo en las mazamorras del Castillo durante varios años, dando lugar a la leyenda de que este cautiverio inspirará al Segismundo de Calderón de la Barca años más tarde.

El celo con el que Beatriz defendió su derecho al título y el de Doña Juana a la corona, desde el Castillo, obligó a Isabel y Fernando a tomar el camino Morisco para sus viajes de norte a sur desde Andalucía a Trujillo, Guadalupe o la Corte durante esta época convulsa (1476-1479). Beatriz fue un rival difícil de vencer, hasta 1479 no pudo Isabel vencer a su resistente condesa y, tras la victoria, retorna la villa a la corona de Castilla.

Es Medellín también protagonista de otras historias y lugar de nacimiento de ilustres como Hernán Cortés, cuyo papel en la conquista de América fue clave.

 

separador

Castillo de MedellinCastillo

El imponente Castillo de Medellín aparece desafiante en el horizonte, enclavado sobre un alto del terreno junto al río Guadiana. Ya Al-Idrisí (geógrafo y viajero hispanomusulmán) habla de su existencia en el siglo XII. Fue, además, la sede del Condado de Medellín y residencia de la condesa que tantos quebraderos de cabeza dio a Isabel.

 Es una fortaleza de construcción compacta típica de la arquitectura militar de la edad media y del periodo de ocupación musulmán, en la que se superponen distintas y sucesivas ampliaciones. De entre todo destaca la existencia de un pequeño aljibe hispanomusulmán muy similar al de Cáceres. Hoy está desocupado tras haber servido como asentamiento del cementerio y restaurado en sus partes más delicadas.

 

separador

Iglesia de San MartínIglesia parroquial de San Martín

Este templo del siglo XIII fue el centro del antiguo trazado urbano de Medellín y lugar de ceremonias religiosas y conmemoraciones durante el siglo XV. Sin embargo, los avatares históricos le hicieron pasar por distintas reformas que lo han transformado finalmente en un templo con apariencia ecléctica en cuanto a estilos, sobre todo por la reforma del siglo XVII. Fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1990, se caracteriza por la sobriedad y elegancia de formas y los elementos que más representan estas cualidades son el presbiterio, la zona del ábside así como el coro o la capilla del Cristo de la Misericordia. Desgraciadamente, desaparecieron casi la totalidad de piezas artísticas, como el retablo barroco de abultada decoración. De interés histórico queda la pila en la que se bautizó Hernán Cortés.

 

separador

Puente de los AustriasPuente de los Austrias

Medellín contaría con un primer puente de época romana del que sólo se conservan algunos restos. El de hoy ha llegado a nosotros tras importantes remodelaciones y cambios, como la que se llevó a cabo tras la crecida del río en 1603, que provocó numerosos daños humanos y materiales. Sería, sin duda, un paso estratégico y, por ello, punto conflictivo en las disputas entre la corona de España y Portugal en tiempo de los Reyes Católicos.

 La Ruta urbana en este sitio no puede dejar pasar la visita al teatro romano del siglo I d.C.,  hecho por los mismos artífices que trabajaron en el de Mérida. Recientemente fue restaurado y recuperado como escenario de eventos y actividades socioculturales.

La complementariedad de la Ruta de Isabel con la de los Descubridores es obligada pero también es recomendable integrar en la ruta el producto de Birdwatching, desarrollado en las Vegas Altas.